Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Relaciones Laborales’

4
Dic

Sobre la metáfora del «techo de cristal»


“Más allá del «techo de cristal»"

Aunque en letra sensiblemente más pequeña, –la que la plantilla permitía– en el subtitulo de esta bitácora, y no de forma casual se puede leer sin demasiada dificultad el enunciado que reza: «Por la mejora continua y el desarrollo personal». Y es que, siendo este un lugar desde donde se pretende abordar asuntos referenciados hacia el posicionamiento personal en el ámbito profesional, intentando no olvidar la perspectiva de las Relaciones Laborales será menester tratar y estudiar otras muchas  casuísticas y fenómenos que los puramente enmarcados, de manera casi estricta, dentro del puro marketing o branding –cosa esta que dejo a gusto de lector–  con el fin de, a ser posible, intentar entender, y así mejorar, esa complejidad que caracteriza a este ámbito de las Ciencias Sociales.

Con ese objetivo en mente comparto este trabajo que ha surgido tras la lectura del artículo “Más allá del «techo de cristal» Diversidad de género” que en la Revista del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales publicaba Ester Barberá acompañada por el equipo formado por Amparo Ramos, Maite Sarrió y Carlos Candela –trabajo este a su vez propuesto por Marina Beléndez como estudio dentro de la Psicología del Trabajo–.

Así pues, dicho todo esto, me referiré al articulo ya citado, desde donde se parte de una situación laboral, que aún hoy es compartida en el entorno de los países occidentales más desarrollados y avanzados en material cultural, como es la discriminación que sufre la mujer al adentrarse en los mercados de trabajo y de alguna forma más concreta, a la metáfora conocida como  el «techo de cristal».

Segregación Horizontal y Segregación Vertical

Desde esta realidad discriminatoria de género, el equipo de trabajo determina dos niveles diferentes a la hora de comenzar una valoración sobre la estereotipia que sufre la mujer, ya sea desde la segregación horizontal o desde la segregación vertical.

Segregación horizontal

De esta forma, por un lado se constatan gran cantidad de indicadores en relación a la calificación de femenino o masculino dada a una ocupación a partir de las características socialmente atribuidas a la misma –segregación horizontal–. Así es fácil observar como determinadas profesiones se etiquetan de forma estereotipada como propias de un género a partir de asociaciones que se podrían calificar como socioculturales enmarcadas en un contexto histórico. Se ve, de esta manera como, hasta no hace demasiado tiempo, actividades profesionales –como la enfermería o la carrera militar, a modo de ejemplo–, eran atribuidas exclusivamente a la mujer o al hombre, respectivamente, sin ninguna otra explicación coherente que la discriminación a la que me he referido.

Por otro lado, desde el momento en que el género va implícito a salarios inferiores, menor reconocimiento profesional y ocupaciones de “segundo orden”, aparece reforzada nuevamente la discriminación hacia la mujer, justificando estas conductas, en la mayoría de las ocasiones, por ser percibido el trabajo de la mujer como complementario al realizado por el hombre, cabeza visible de la unidad familiar.

Así, si continuamos profundizando en este asunto, se comprobará otra realidad, reflejada esta en una proporción decreciente –tanto como ridícula– de la mujer en puestos de responsabilidad conforme vamos ascendiendo sobre la jerarquía piramidal, sea cual fuere el sector que se analice –segregación vertical– sin tener esto concordancia alguna con el nivel de formación y preparación que la mujer pueda tener para dichos puestos.

Los autores1 resaltan, en este sentido, los datos de estudios recientes que muestran la representación de la mujer en los más altos puestos de las organizaciones, situada esta apenas en niveles del 2%, ya sea en países como España, Gran Bretaña, Italia, Canadá o EE.UU. (Barberá, 2000), con muy poca variación de unos a otros.

Los obstáculos de la mujer en su ascenso profesional

Dos son los indicadores primarios que exponen los autores citados como delimitadores de la carrera profesional de la mujer hacia puestos de responsabilidad y dirección. Por una parte el que explican como “el nivel de formación y preparación profesional conseguidos”, y un segundo al que se refieren como “el contar con ayuda para afrontar las responsabilidades y cargas familiares” (Villota, 2000).

Pero lo cierto es que la complejidad del estudio del género va más allá si tenemos en cuenta, como así debe ser, la interacción a un tiempo con otras dimensiones como “la etnia, edad, o la clase social”,  formando, con lo ya dicho un todo sin el que sería inútil pretender entender las causas y el por qué de la discriminación laboral de género.

Son varios los autores que dan como principio y origen a esta discriminación esa división bajo el criterio del sexo en cuanto a las funciones productivas y reproductivas asignadas a hombres y mujeres (Borderías y Carrasco, 1994; Hartmann, 1994), teniendo estas últimas, las mujeres, una prioridad histórica orientada a su responsabilidad hacia la perdurabilidad y cuidado de la familia.

Responsabilidad familiar en la mujer

Sin embargo, existen otras teorías (Kanter, 1977) más encaminadas a atribuir el problema no a la naturaleza femenina ni lo que con ello conlleva el hecho de ser mujer, sino, más bien, a las percepciones de quienes ocupan los puestos en el mercado en relación con el mismo trabajo, de tal forma que en la misma medida que la mujer ha ocupado puestos de trabajo inferiores a los del hombre, estos puestos, de manera solapada, se han asociado, de forma más o menos implícita, a la mujer. Así aparecería una retroalimentación –a lo que en el artículo en cuestión se denomina “efecto madeja”–, que mantendría constantes, aunque ya sin fundamento, esas creencias respecto a la mujer en el entorno laboral como son: la mujer se incorpora más tarde al mercado laboral y lo hace sin preparación y para desempeñar las funciones que el hombre no quiere hacer, y todo ello hace suponer que el interés, la dedicación y la motivación de la mujer hacia su trabajo, por tanto, va a ser considerablemente menor que la del hombre.

La metáfora del «techo de cristal»

Por todo ello, se observa manifiestamente que aún encontrándonos con una generación de mujeres que se puede calificar como la de mayor formación y nivel en toda la historia, esto no se ha visto reflejado en un ascenso cualitativo del papel de la mujer en el desarrollo profesional.

Así, por los años 80 aparece la expresión «techo de cristal», la cual cobraría toda su popularidad en la década de los 90 (Peck, 1991); una expresión que, por cierto, refleja de manera muy conveniente las maneras en las que se reflejan las acciones discriminatorias hacia la mujer, en cuanto a los obstáculos no explícitos que esta se va encontrando a lo largo de su prevista carrera profesional. Son estas barreras las que la teoría dice que no existen, –y por ello no se ven al igual que no se vería ese «techo de cristal»– pues tanto la legislación como la preparación sobradamente demostrada avalan a la mujer, pero que a la hora de la verdad, en la cotidianidad del día a día, la invisibilidad de tales barreras –como afirman los autores– las hace inexplicablemente infranqueables.

Si en un principio se apuntaba a causas relacionadas con esa preparación y formación, –aptitud en general– ahora, ante el evidente desmoronamiento de tales argumentos se mantiene la discriminación aludiendo a la actitud de la mujer, sus motivaciones e intereses, su grado de «centralidad en el trabajo» que, según esta suposición, no es el adecuado, dado que los intereses y motivaciones, las prioridades, en fin, de la mujer no parecen ser las mismas que las del hombre,  por lo que se achacaría a la propia mujer la responsabilidad de su situación profesional (Barberá, Ramos y Sarrió, 2000), de tal forma que esa supuesta automarginación reforzarían los roles de reparto de poder entre hombres y mujeres.

Cultura organizacional, coeducación en valores y criterio de diversidad

Dado que, a pesar de los avances obtenidos al día de hoy, el peso del «techo de cristal» que la mujer soporta sobre sí, sigue siendo evidente, se hacen necesarias actuaciones hacia el cambio de una cultura organizacional estereotipada y lo que esta representa. Deben romperse ciertos arraigos socioculturales tradicionales en cuanto a las citadas relaciones de poder entre géneros, así como a la relación de la mujer con las responsabilidades familiares, de tal modo que se incida en la modificación de estos significados dentro de la llamada cultura colectiva dentro de la organización.

Cultura Organizacional

Cultura Organizacional

A esto, sería preciso, añadir acciones para la educación en valores de género en nuestra sociedad «coeducación»– con el fin de activar los procesos de cambio de cultura necesarios para sobreponerse a la marginación de la mujer. Igualmente, los autores propones medidas tales como “lograr una mayor visibilidad de las mujeres en los entornos laborales”, de tal forma que consigan aprender y usar con eficacia “las reglas no escritas” que les permitan la incorporación en mayor medida a los puestos más altos de la escala profesional.

Pero como todo proceso basado en cambios actitudinales fuertemente arraigados y entroncados con nuestras “normas” culturales, este será un proceso lento y largo. Y para conseguir acelerarlo, en el artículo tratado, también se sugiere, de manera acertada, acciones a corto plazo que faciliten la flexibilidad en el trabajo que tan buenos resultados han dado en países anglosajones cono EE.UU. y Gran Bretaña.

Y todo ello, al fin, fomentado desde el criterio de diversidad, donde desde una perspectiva más positiva, y dando un paso más, va más allá enfocando la cuestión no sólo desde la manera de acabar con ese llamado «techo de cristal» en forma de reivindicación y ruptura, sino también y además, enfatizando en el beneficio que esta diversidad, y la de género en cuestión, aporta, y muy especialmente desde el principio en que dicen los autores del artículo– “cada persona se valora por lo que es y puede aportar por sí misma”.

Con todo, estos avances en cuanto a la suma de la diversidad –“diversidad generacional, de género, racial o nacional”– son notables en el día a día de tal forma, se afirma en este artículo, que es constatable lo irreversible del planteamiento, máxime dentro de la complejidad de los entornos un tanto turbulentos en los que las economías se mueven en la actualidad, con rápidos cambios en las estructuras organizacionales que obligan a las mismas a variaciones aceleradas en las formas de plantear los negocios y, a un mismo tiempo, el trabajo con el fin del máximo aprovechamiento de los recursos existentes, de tal modo que desde la perspectiva de los trabajadores, de las trabajadoras en el caso que nos lleva se alcance la percepción de aprovechamiento y equilibrio, así como de desarrollo profesional de la mujer hasta alcanzar el lugar que en la realidad del siglo XXI a esta le corresponde.

Las diferencias existen, y eso no sólo no es malo sino que por la suma de la diversidad,  nos engrandecen.

 

1 Al referirme a los “Autores”, lo hago hacia  los del artículo en cuestión y ya citados: Ester Barberá acompañada por Amparo RamosMaite Sarrió Carlos Candela, todos ellos pertenecientes a la Universidad de Valencia.

8
Nov

Inmigración, Estereotipos y Prejuicios (y III) -La Aculturación-

(Viene de atrás) Sobre estas “nuevas formas” de prejuicio que se señalaron, no entraré en formulaciones académicas –y no por carecer de interés el asunto– sino sólo apuntar que, al fin,  ante lo mal que supone el ser visto en actitudes racistas en la sociedad de hoy, todas ellas no son más que actitudes negativas solapadas, realizadas de forma indirecta, incluso, y buscando justificaciones que permitan mantenerse a la vez que conviven con los valores igualitarios y de justicia que se parece sentir y defender.

AculturaciónPor otro lado una cuestión también interesante es esa percepción que los inmigrantes tienen de la sociedad española. De esto vemos algún comentario no menos interesante en el artículo que citaba del ElMundo.es,  “El mapa de los extranjeros”“Se nos entiende mejor y eso facilita la integración”, revela, pero admite que siguen habiendo prejuicios. “Los españoles no son racistas y la fama de los rumanos está, a veces, justificada”, dicen la pareja rumana formada por Irina y Mario.

Y es que realmente, según el estudio aportado por Díez Nicolás (2005) el conjunto de la población inmigrante entrevistada en el mismo tiene una visión bastante positiva de los españoles.

Llegado este punto, sería conveniente para terminar esta visión que he intentado plasmar referente a la inmigración, los estereotipos y los prejuicios, abordar el concepto de aculturación, que no es otro que la “recepción y asimilación de elementos culturales de un grupo humano por parte de otro” —rae— y, desde la perspectiva que nos ocupa, el poner en contacto a los miembros de dos o más culturas o subculturas diferentes, en un proceso en el que se distinguen dos niveles: el individual (aculturación psicológica referida a los cambios que se producen en los individuos) y el grupal (referido a los cambios políticos, económicos, etc.).

En este sentido, uno de los modelos más aceptados sobre los procesos de aculturación es el presentado por Berry (2001), en el que el autor afirma que los inmigrantes asentados en una nueva sociedad deberán enfrentarse a dos decisiones que se convertirán en cruciales para su futuro, a saber: 1) decidir si su cultura es un valor a mantener y defender dentro de una nueva realidad en la que vive, y 2) decidir si está dispuesto a establecer y mantener relaciones con los miembros de la sociedad por la que han sido acogidos.

Aculturación (Fuente imagen: http://www.definicionabc.com)

Estas dos variables definirán las cuatro posibles estrategias que pueden adoptar estos inmigrantes: integración, asimilación, separación, y marginación. A este planteamiento habría que añadirle una nueva variable la cual correspondería a la perspectiva de la sociedad que acoge al inmigrante, y de esta forma, con la conjugación de todas, el resultando sería el modelo final elaborado en función de esta combinación de estrategias de aculturación elegidas por inmigrantes y los miembros de las sociedad de acogida y, según fuera este, se alcanzaría una relación intergrupal consensuada, problemática o conflictiva.

Lo cierto de todo es que el fenómeno de la inmigración ha cambiado profundamente la estructura social de nuestro país, y aunque del artículo sobre el que se trabaja –que nuevamente recomiendo “Estereotipos, Inmigración y Trabajo”— se desprende una manifestación no excesivamente negativa hacia el inmigrante, no cabe duda que estos sentimientos existen y emergen con mayor fuerza al tiempo que se detecta hacia este esa competencia, que ya se ha mencionado, referente a los recursos, y en particular, al puesto de trabajo.

Este trabajo fechado en 2008 ya parece contemplar los efectos que el desempleo conlleva hacia tales sentimientos negativos, aunque según ha trascurrido el tiempo, a la vez que empeorado la situación en nuestro mercado de trabajo, intuyo, que los resultados sobre el racismo aplicados a la inmigración no habrán hecho otra cosa más que empeorar, alimentando los sentimientos discriminatorios hacia una población no autóctona.

Con todo, el hecho es que no se puede dar la espalda a una realidad tan presente, por lo que será necesario el estudio de estos procesos de aculturación con el fin de facilitar la convivencia entre grupos favoreciendo la integración e intentando evitar conflictos tanto individuales como colectivos.


6
Nov

Inmigración, Estereotipos y Prejuicios (II)

Temporeros (Fuente foto: http://www.laverdad.es/albacete)

(Viene de atrás) Estas actitudes negativas hacia la población extranjera –especialmente extracomunitaria– a las que se hace referencia en la primera parte de este artículo, se ponen especialmente de manifiesto  al observar los niveles ocupacionales en la que esta se encuentra situada, siendo por lo general los estratos profesionales más bajos y en sectores donde la mano de obra autóctona escasea y en los que se manifiesta tanto una notable diferencia en cuanto a aspectos salariales como de condiciones para el ejercicio de su trabajo. Y es a esto a lo que, se entiende, que se refieren  MoyaPuertas cuando sugiere el estudio de  “las condiciones materiales en las que acontece la realidad de la inmigración”.

Definiendo un estereotipo como “un conjunto de creencias, compartidas, acerca de los atributos personales que poseen los miembros de un grupo” (Morales y Moya, 1996), y no existiendo demasiados estudios al respecto sobre la forma de estos en España hacia la inmigración, sí se pueden sacar algunas conclusiones a través de los trabajos realizados por Galán (2006) e IgartúaMuñiz y Otero (2006). Ambos, aunque en diferentes contextos, analizan la imagen del inmigrante según el trato que se la ha dado en series de ficción —El Comisario (84 capítulos) y Hospital Central (102 capítulos)– y la reflejada en los informativos, tanto emitidos en televisión (TVE1, Antena 3 y Tele 5) como en prensa escrita (El País, El Mundo, ABC y La Razón).

Racismo y Estereotipo étnico

Así, en el primero se comprueba las connotaciones negativas atribuidas a los personajes representados por los inmigrantes, bien siendo estos los causantes de conflictos, o apareciendo otros personajes víctimas de los conflictos producidos por los primeros –si bien es cierto que en las últimas temporadas se observó una mejoría sobre los mensajes más positivos hacia este colectivo–. En el segundo estudio se observa, de manera parecida, un trato negativo hacia los inmigrantes en nuestro país, pues la mayoría de las noticias relacionadas reflejaban la alineación entre la inmigración y la delincuencia comprobando, incluso, un mayor nivel de sensacionalismo en este tipo de informaciones.

En cuanto a los prejuicios, aprovecharé la definición que los autores del estudio sobre el que se basa el presente trabajo, Miguel MoyaSusana Puertas plantean al decir que los prejuicios se “conciben como pensamientos, conductas o afectos negativos hacia ciertos grupos y sus integrantes. Se trata de una definición más amplia que la de estereotipo, pues no solo incluye a las creencias o pensamientos que se tienen sobre los inmigrantes sino tambiéna los afectos y conductas hacia ellos”.

Es también interesante para lo que se trata en este momento, la afirmación que los mismos autores realizan al señalar que “el prejuicio es una ideología que justifica la desigualdad entre los grupos, y esto se consigue no solo con una imagen negativa de otros grupos, sino a veces transmitiendo una imagen positiva de ellos, aunque limitada a ciertas dimensiones”.

Gitanos españoles (fuente foto: http://www.elmundo.es)

Partiendo de que la población española no se declara demasiado negativa en cuanto a sus prejuicios hacia los extranjeros, sería curioso observar los resultados obtenidos en cuanto a estos prejuicios hacia los inmigrantes que muestran una diferencia sustancial en su valoración según sea el grupo étnico sobre el que se les cuestione, siendo hasta 2001 los gitanos los peor valorados y remplazados, a partir del 11-S, por árabes-musulmanes —Díez Nicolás (2005)–.

Otro resultado muy destacable e importante es el que se detecta al ser preguntado los españoles sobre cómo perciben ellos el trato que la sociedad en general, hacia los inmigrantes, así como en cuanto a su grado de racismo y xenofobia. De esta manera se comprueba que los españoles perciben actitudes más discriminatorias entre los españoles en general que dentro de su contexto familiar y social, así como más racismo entre dicho contexto y ellos mismos (Morales, 2003).

Pero aun reconociéndose la población de nuestro país poco negativa hacia el inmigrante, no parece concordar mucho esta opinión con la situación real en en la que estos se encuentran, como ya se apuntó en algún momento de este trabajo, dentro del mercado laboral. Así se barajan diferentes explicaciones a este fenómeno, siendo una de ella muy consistente el pensar que el prejuicio, al estar mal visto el manifestar de forma pública sentimientos negativos de carácter racial o de origen, esté adoptando “nuevas formas” , siendo ahora estas más sutiles en las maneras de manifestarse.

(Sigue…)

5
Nov

Inmigración, Estereotipos y Prejuicios (I)


Estereotipos de Inmigración

Acabo de terminar de leer el interesante artículo de Miguel Moya y Susana Puertas que con el título “Estereotipos, Inmigración y Trabajo” publicaran en el año 2008 en Papeles del Psicólogo. Igualmente me ha llamado la atención la publicación del digital ElMundo.es en su edición de ayer y titulado “El mapa de los extranjeros”.

A raíz de estas lecturas –muy especialmente por su alto nivel académico, sobre el trabajo de Moya y Puertas— creo que no estaría de más pararnos a realizar algunas reflexiones en cuanto a los prejuicios existentes en la sociedad española acerca de la inmigración y entender los procesos que nos llevan a estereotipar un sector social con tanto peso demográfico –el 12,3% al 1 de enero de 2009 (ver gráfico)– y por consiguiente, social y estructural, dentro de nuestras fronteras.

Dado que el asunto requiere, a mi entender, de cierta extensión para, así, no pecar de ligereza a la hora de tratarlo, y para no cansar al lector, he creído conveniente dividir el artículo en entregas que espero sean del suficiente interés como para ser seguidas hasta su final.

Y es que como ya de todos es sabido el paradigma referente a los movimientos migratorios en nuestro país ha sufrido cambios muy importantes en un periodo de tiempo relativamente corto. De esta forma, España –como bien indican los autores del artículo referido– ha pasado de ser un país tradicionalmente emisor de inmigrantes hasta la década de los 70, a convertirse en eminentemente receptor, siendo en el momento actual tras Alemania, el país de la Unión Europea con un mayor número de extranjeros residentes.

Ya este hecho, y los cambios sociales y culturales que por esta causa se han producido, hacen necesario un concienzudo estudio y, de esta forma, dentro del marco laboral que nos ocupa en este blog, comprender las causas de la presencia de estos grupos de población en determinados sectores profesionales y la incidencia de esto en el plano nacional.

Advertir, al igual que lo hicieran MoyaPuertas, que el presente artículo se basa en la repercusión del efecto de la inmigración referida a aquellos que realizan una vida plena en España; esto es que trabajan y conviven dentro del desarrollo habitual de nuestro entorno. No se tratará aquí, por no ser el caso que nos concierne, la inmigración ilegal que en ocasiones se toma como prototipo relacionándola de una forma muy directa a la imagen del subsahariano y la patera.

Estereotipos

Continuando de este modo con nuestro trabajo indicar, igualmente, la necesidad de tener en cuenta tanto aspectos psicológicos que crean la estereotipia y el prejuicio hacia los inmigrantes, como aquellos referidos a la auténtica situación de estos en cuanto a su pertenencia dentro del mercado laboral y la realidad social, como sería las particularidades de sus puestos de trabajo, sectores profesionales más representativos de los mismos, lugar de residencia, derechos sociales adquiridos, etc.

Incidiendo en los primeros aspectos psicológicos, autores como Solé, Parella, Alarcón, Bergalli y Gubert (2000), afirman la existencia de actitudes negativas hacia la población inmigrante que para ser entendidas deben tenerse en consderación tres dimensiones fundamentales: la seguridad ciudadana, la identidad cultural –desde la perspectiva de una visión como agresión hacia unas raíces autóctonas– y la competencia por los recursos disponibles,  –traducidos muy especialmente en el trabajo– observándose esta última de una forma mayormente notoria dentro del contexto de una alta tasa de desempleo y trabajo precario como podría ser el momento presente, pudiendo llegar a generar conflictos por la razón de origen del trabajador.

(Sigue…)