Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Redes Sociales’

27
Jun

«BeKnown + Facebook = networking profesional»

Fue ayer mismo cuando descubrí, trasteando por la red, la nueva aplicación BeKnown que Monster ha lanzado para los usuarios de facebook como herramienta de networking profesional.

Apenas comencé a completar mi perfil, recibí de mi gran amigo José Luis del Campo Villares un invitación de amistad para agregarlo como contacto profesional en la misma red en la que me estaba registrando. Después me entretuve en leer el post que sobre el asunto  este gran profesional que es don José Luispublicaba en su blog.

A partir de ese momento, rápidamente ha trascendido el nacimiento de esta nueva red concebida, al parecer, para que los usuarios puedan manejar a un tiempo su identidad profesional y personal desde un sólo lugar, y además de permitir gestionar la búsqueda activa de empleo igualmente facilitar una herramienta a empresas y organizaciones para la búsqueda de los perfiles adecuados dentro de la red de contactos sociales más utilizada del mundo: facebook. Leer Más »

3
May

«Hablando del Currículum… y la reputación online» parte II

Cuando hace unos días nos entreteníamos «Hablando del Currículum», una de las afirmaciones que se realizaban en el citado artículo consistía en que el Currículum debería caracterizarse por ser algo muy vivo y dinámico.

Tras diversas idas y venidas sobre el asunto en cuestión, casi que se acababa la reflexión haciendo constancia de la conciencia y cultura 2.0, –con sus pros y sus contras la cual nos permitía el acceso a esas nuevas herramientas plasmadas en la web como reflejo de una nueva forma de entender las cosas que pasa a la fuerza por la voluntad de compartir, y que, por otro lado nos pueden facilitar el alcanzar esa visibilidad que permita manifestarse a nuestra notoria y real diferenciación, dando esa chispa de vida y actualidad a nuestra historia, tan necesaria en la sociedad en la que nos movemos y que el currículum tradicional nos impedía. Leer Más »

22
Dic

Porque te van a buscar, tienes que estar… ¡también en la Red!

¿Estar o no estar?

¿Estar o no estar?

¿Estar o no estar? Y a vueltas con el asunto.

Y es que parece ser que ya es un 48% el número de los reclutadores y directivos de los departamentos de Recursos y Humanos que, al parecer, usan las redes sociales a la hora de encontrar a los posibles candidatos. Esto, según se desprende de un informe de Unique, citado por Arancha Ruiz en su blog “Historias de Cracks”.

Dicho esto, es una asunto innegable el creciente uso de herramientas 2.0 tanto para los oferentes como para los demandantes del factor trabajo. Y ante esta realidad, la respuesta a la cuestión es que, precisamente, porque te van a buscar, lo mejor es estar; pero… bien estar.

Espiando en la RedEn efecto, deja que te encuentren. Es más, facilítales el que te encuentren. Y, por último, añado, ocúpate del encuentro en forma y modo. Y en la medida en la que puedas, sé tú el dueño de la situación. Además, por otro lado, sabes bien y eres consciente que en cuanto te des la vuelta, tu nombre –entre otras cosas– va a  estar googleado con intensidad, a la caza y captura de cualquier información considerada digna de registro.

Por todo esto, lo que afirmo es que es tuya la responsabilidad de que quien te busque encuentre lo que necesita. Tú tienes que gestionar las herramientas de las que dispones; para ello, tú tienes que definir tu estrategia, la tuya; tú debes ser, tú eres el constructor de tu reputación.

No dejes tu imagen en manos de nadie. No dejes tu futuro en manos de los demás. ¿Estás?

Lecturas relacionadas:

“Las redes sociales son una agencia de colocación: visión incompleta” en “Historias de Cracks”

“El presente de los RRHH se basa en la web 2.0” en “prcomunicación”

19
Oct

Gap, o que la fuerza –de la red– te acompañe

Logo retirado por Gap

Apenas había pasado una semana del estreno de su nuevo logo, cuando la firma de moda Gap se veía en la necesidad de salir al paso ante sus seguidores, y  emitía un comunicado en el que Marka Hansen, presidenta de la compañia, anunciaba la retirada del nuevo diseño y, así, zanjaba una polémica que había provocado las miles de opiniones vertidas en la red, facebook y twitter,  reclamando a gritos la restauración de la que por veinte años había sido la enseña tradicional –Gap con letra blanca dentro de un cuadrado de fondo azul–.

Ni siquiera el que los ejecutivos de la firma solicitaran nuevas propuestas para la actualización de dicho logo produjo los efectos deseados; muy al contrario, aparecieron, incluso, lugares 2.0 —Gap Logo y Crap Logo— donde magnificar las protestas. El equipo directivo de una multinacional había sido derrotado por la web 2.0.

Hoy hay quien recrimina a Marka Hansen el haberse rendido ante este asunto y, de esta forma ceder un grado de poder a quien no debería tenerlo –lease a Lucy Kellaway en su artículo “Escuchar a los clientes puede ser una mala idea”— y entrar en esta reflexión estoy seguro desataría un interesante debate.

Logo clásico de Gap

No es mi intención el juzgar hoy la actuación de la “comprensiva” presidenta. Más bien el asunto que me atrae es la constatación de esa fuerza manifiesta que la red ha adquirido, nos guste esto o no, capaz de transformar actuaciones y pensamientos. Y esto es una realidad que se palpa día a día —vease el incremento de la inversión publicitaria en España— y con una proyección que, tal vez, aún no seamos capaces de imaginar; o sí.

Defensores y detractores para esta cuestión habrá que puedan opinar con un mayor conocimiento y exactitud que un servidor, pero la cuestión es que la web 2.0 se ha convertido en el mayor escaparate, para bien o para mal, que pudiésemos, algunos, haber imaginado jamás. Mi razonamiento, pues, se basa en que si está donde está, mejor será aprovechar este recurso, con cautela y previsión, procurando que nos sirva para nuestro fin, y de forma que no se nos vuelva en contra.

Y para conseguir nuestro objetivo, pienso, es fundamental darse cuenta de un matiz, para mí, en extremo importante. La Web es un medio; nunca un fin, pues en sí misma de poco vale si no es usada de manera conveniente.

Así pues, no estaría nada mal, desde el punto de vista de nuestro posicionamiento, el que nos entretuviésemos en conocerla, estudiarla, analizarla y concluir en qué grado nos podría ser tanto de utilizad como de entretenimiento no deseado –que tampoco estamos para perder el tiempo–. Una vez realizada esta labor, si pensamos de forma afirmativa en su idoneidad –que me extrañaría que así no fuese– pues sólo queda el actuar y a todo aquel que lo hiciese, el desearle sinceramente aquello de “que la fuerza –de la red– te acompañe”.