Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Red’

3
Oct

wetransfer, para envíar archivos de peso

Desde nuestra experiencia como consultores en Alicante Empresarial, consideramos que no está de más que los profesionales conozcamos esas herramientas que pueden ayudar, con bajos costes, al ejercicio de la operativa del día a día.

Existen ya en la nube este tipo de aplicaciones, muchas gratuitas, que nos ayudan en esa gestión.

En el caso que traemos hoy se trata de una aplicación que nos permite enviar archivos de peso con muchísima facilidad que de otra forma, vía email, nos resultaría imposible.

Ya existen servicios de almacenamiento en la nube que nos permiten compartir todo tipo de documentos de manera efectiva. Es el caso, y la recomendamos,  de la plataforma Dropbox. Tal ves esta las más completa en su función. Pero Wetransfer es diferente desde su planteamiento inicial. Wetransfer es un servicio web que permite el envío de archivos de gran peso y ello de manera gratuita y simplesin necesidad de registros, donde sólo es necesario una cuenta de correo para comenzar con su uso.

Con Wetransfer, desde su misma pantalla de inicio nos da acceso a envíos de archivos de hasta 2 GB de peso —espacio total del que disponemos para el total de nuestro almacenamiento— de manera, como ya se ha dicho, muy simple. Así, se adjunta el archivo, se introduce la dirección del destinatario, la del remitente, el mensaje y… transferencia”.

Una vez realizada esta operación  el destinatario del envío dispondrá de hasta dos semanas para descargar los archivos correspondientes. Transcurridas estas, en caso de no haber sido descargado el link que da acceso al contenido desaparece de la nube de Wetransfer y, por nuestra parte, recuperamos el espacio comprometido con el envío.

El destinatario, por su parte, además, recibirá un email dando aviso de la operación que hemos comenzado. Se le invitará a aceptarlo y, de ser así, el enlace le llevará hasta la página desde donde iniciar la descarga. Hecho esto, como ya hemos dicho, el usuario recupera el espacio a la vez que recibe la confirmación del buen fin del trabajo.

Lo dicho, tan sencillo, tan fácil y… gratis.

Como suele ser habitual, existe un plan de pago —con un costo de 120 $— con el que obtener mayores utilidades: canal y url propia, sin anuncios publicitarios, de forma que nuestros envíos serán totalmente personalizados para nuestro destinatario —ver https://iristrace.wetransfer.com de la plataforma iristrace.

Con todo, creemos que será de vuestra utilidad. Así lo desamos.

Utiliza el enlace directo a wetransfer

Artículo original en nuestro blog de Alicante Empresarial

Tal vez te interese:

22
Dic

Porque te van a buscar, tienes que estar… ¡también en la Red!

¿Estar o no estar?

¿Estar o no estar?

¿Estar o no estar? Y a vueltas con el asunto.

Y es que parece ser que ya es un 48% el número de los reclutadores y directivos de los departamentos de Recursos y Humanos que, al parecer, usan las redes sociales a la hora de encontrar a los posibles candidatos. Esto, según se desprende de un informe de Unique, citado por Arancha Ruiz en su blog “Historias de Cracks”.

Dicho esto, es una asunto innegable el creciente uso de herramientas 2.0 tanto para los oferentes como para los demandantes del factor trabajo. Y ante esta realidad, la respuesta a la cuestión es que, precisamente, porque te van a buscar, lo mejor es estar; pero… bien estar.

Espiando en la RedEn efecto, deja que te encuentren. Es más, facilítales el que te encuentren. Y, por último, añado, ocúpate del encuentro en forma y modo. Y en la medida en la que puedas, sé tú el dueño de la situación. Además, por otro lado, sabes bien y eres consciente que en cuanto te des la vuelta, tu nombre –entre otras cosas– va a  estar googleado con intensidad, a la caza y captura de cualquier información considerada digna de registro.

Por todo esto, lo que afirmo es que es tuya la responsabilidad de que quien te busque encuentre lo que necesita. Tú tienes que gestionar las herramientas de las que dispones; para ello, tú tienes que definir tu estrategia, la tuya; tú debes ser, tú eres el constructor de tu reputación.

No dejes tu imagen en manos de nadie. No dejes tu futuro en manos de los demás. ¿Estás?

Lecturas relacionadas:

“Las redes sociales son una agencia de colocación: visión incompleta” en “Historias de Cracks”

“El presente de los RRHH se basa en la web 2.0” en “prcomunicación”

19
Oct

Gap, o que la fuerza –de la red– te acompañe

Logo retirado por Gap

Apenas había pasado una semana del estreno de su nuevo logo, cuando la firma de moda Gap se veía en la necesidad de salir al paso ante sus seguidores, y  emitía un comunicado en el que Marka Hansen, presidenta de la compañia, anunciaba la retirada del nuevo diseño y, así, zanjaba una polémica que había provocado las miles de opiniones vertidas en la red, facebook y twitter,  reclamando a gritos la restauración de la que por veinte años había sido la enseña tradicional –Gap con letra blanca dentro de un cuadrado de fondo azul–.

Ni siquiera el que los ejecutivos de la firma solicitaran nuevas propuestas para la actualización de dicho logo produjo los efectos deseados; muy al contrario, aparecieron, incluso, lugares 2.0 —Gap Logo y Crap Logo— donde magnificar las protestas. El equipo directivo de una multinacional había sido derrotado por la web 2.0.

Hoy hay quien recrimina a Marka Hansen el haberse rendido ante este asunto y, de esta forma ceder un grado de poder a quien no debería tenerlo –lease a Lucy Kellaway en su artículo “Escuchar a los clientes puede ser una mala idea”— y entrar en esta reflexión estoy seguro desataría un interesante debate.

Logo clásico de Gap

No es mi intención el juzgar hoy la actuación de la “comprensiva” presidenta. Más bien el asunto que me atrae es la constatación de esa fuerza manifiesta que la red ha adquirido, nos guste esto o no, capaz de transformar actuaciones y pensamientos. Y esto es una realidad que se palpa día a día —vease el incremento de la inversión publicitaria en España— y con una proyección que, tal vez, aún no seamos capaces de imaginar; o sí.

Defensores y detractores para esta cuestión habrá que puedan opinar con un mayor conocimiento y exactitud que un servidor, pero la cuestión es que la web 2.0 se ha convertido en el mayor escaparate, para bien o para mal, que pudiésemos, algunos, haber imaginado jamás. Mi razonamiento, pues, se basa en que si está donde está, mejor será aprovechar este recurso, con cautela y previsión, procurando que nos sirva para nuestro fin, y de forma que no se nos vuelva en contra.

Y para conseguir nuestro objetivo, pienso, es fundamental darse cuenta de un matiz, para mí, en extremo importante. La Web es un medio; nunca un fin, pues en sí misma de poco vale si no es usada de manera conveniente.

Así pues, no estaría nada mal, desde el punto de vista de nuestro posicionamiento, el que nos entretuviésemos en conocerla, estudiarla, analizarla y concluir en qué grado nos podría ser tanto de utilizad como de entretenimiento no deseado –que tampoco estamos para perder el tiempo–. Una vez realizada esta labor, si pensamos de forma afirmativa en su idoneidad –que me extrañaría que así no fuese– pues sólo queda el actuar y a todo aquel que lo hiciese, el desearle sinceramente aquello de “que la fuerza –de la red– te acompañe”.