Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Profesional’

19
Jun

«Alicante Emplea» a modo de presentación

Siempre he pensado que las cosas no ocurren por casualidad. Todo tiene su razón de ser. Las cosas pasan por causalidad.

Y así, por una serie de causalidades —de las que ya os hablé en su momento — fue como me encontré adentrándome en el estudio de las apasionantes Ciencias del Trabajo.

Por otra lado, el haber estado tan sensibilizado con los efectos que el desempleo produce en las personas también fue unas de las causas —lo dicho— que me animaron a comenzar la andadura de este proyecto, que comienza a ser realidad, y que hoy tengo el gusto de compartir con todos, lectores y amigos, conocidos y por conocer, y del que muchos, cosa que me alegra sobremanera, ya venís sabiendo «AlicanteEmplea.com», el portal de ofertas y demandas de empleo de la provincia de Alicante.

El qué y el por qué de «AlicanteEmplea.com»  Leer Más »

Anuncios
4
Abr

«Pleno Desempleo»

Cuando ayer leía en ElEconomista.es las declaraciones del ministro de trabajo afirmando ese augurio de creación de empleo para el mes de marzo recién acabado, reconozco que una halo de optimismo me produjo una leve sonrisa apenas perceptible entre la comisura de mis labios.

Fuente: "El Blog Salmón"

Así, esta mañana, mientras me enfrascaba en el repaso diario a las ofertas de trabajo que aparecían en los portales especializados, actualizaba con más frecuencia de lo habitual la página de Europa Press (@EPEconomia) a la espera de conocer tan ansiada noticia.

Pero la noticia, que llegar llegó, no nos trajo más que una nueva decepción y una profunda caída en nuestro índice de esperanza e ilusión. El paro registrado había subido batiendo, eso sí, un nuevo récord histórico hasta alcanzar la cifra de 4.333.669 personas. Creo que la cifra es lo suficiente significativa –aunque ya no sorprenda– como para evitar más comentarios al respecto.

Desde esta bitácora se viene postulando ese trasplante de actitud necesario como para entender los cambios que se están produciendo en el Mercado de Trabajo. Desde esta bitácora se ha intentado acercar la idea de un profesional que trabaja por proyectos de una manera libre e independiente, y precisamente por todo ello se ha manifestado reiteradamente la importancia del posicionamiento personal dentro del entorno socio- laboral y profesional.

Hace no muchas fechas, se intentaba destacar al trabajador autónomo como figura y pilar en la recuperación del Mercado Laboral; y en ello seguimos, cada vez con más convencimiento de que es este, el autónomo, quien tiene mucho que aportar en esta historia que, por cierto, se va asemejando a una historia entre suspense y terror.

El modelo deseado del pleno empleo se está convirtiendo en una utopía. La rigidez de nuestra estructura empresarial –y social– no lo permite. Ahora vamos caminando hacia lo que Massimo GaggiEdoardo Narduzzi han dado por llamar “Pleno Desempleo”, en donde en “la era de la pobreza de la clase media”, –Paul Viejo, en Público la cultura del trabajo asalariado desaparece –¿no es acaso esto lo dijera Tom Peters hace ya una década-y es sustituida por un nuevo sistema de prestación de servicios cada vez más innovadorespersonalizados y, siempre, con un alto valor añadido. Y pregunto ¿y no es de eso de lo que venimos hablando cuando nos referimos al posicionamiento personal?

En un entorno donde cada día aparecen nuevas ocupaciones fruto de la inventiva y de originalidad, donde la conciencia del cambio se está haciendo más patenteExpansión: “El 60 % de los empleados están dispuestos a reorientar su carrera para salir del paro”— donde los factores de producción están más cercanos, en plena economía del conocimiento, no estaría de más replantearse todos estos asuntos y facilitar una transición adecuada a los cambios que se avecinan.

Claro que para eso se necesitan profundas reformas que amolden estos nuevos sistemas de producción; y si eso no lo hacemos nosotros dependerá de los políticos; y si depende de los políticos…

18
Mar

«La libertad, el profesional autónomo y la recuperación del Mercado Laboral»

Ya se ha abordado en alguna ocasión desde esta bitácora, aunque tal vez no con la suficiente profundidad,el concepto de la «Marca Usted», al igual que se citaba al precursor de la misma, el gurú empresarial, Tom Peters, el cual nos advirtiera con aquello de…

«El trabajo –el suyo y el mío–, tal y como lo conocemos en la actualidad, será reinventado en el transcurso de los diez próximos años. Así de sencillo. Y así de profundo.»

Tom Peters en “50 claves para hacer de usted una marca”

siendo esta una afirmación muy certera, si tenemos en cuenta que la pronunció justamente hace ahora algo más de una década.

De esta forma, que el Mercado Laboral ha cambiado es una obviedad, pero que ya nunca volverá a ser el de antes ha dejado de ser un pronóstico para convertirse en una verdad palpable que se observa y constata con el transcurrir de los acontecimientos, día a día, dentro de nuestro turbulento entorno.

Tom Peters asumía estos previsibles cambios –en lo que entonces el llamaba “trabajadores de oficina”— congratulándose en extremo al suponerlos una liberación del profesional que pasaba de la esclavitud de férreas y ajenas normas dispuestas por otros a la libertad de hacer, de decidir, de elegir y construir la propia realidad profesional. “La revolución está en marcha”, afirmaba.

Mientras la economía del conocimiento y del saber se iba abriendo paso, Peters proponía “un Transplante de Actitud”, que no era otra cosa que sentir, pensar y, sobre todo, actuar como profesionales independientes. Cada profesional se convertía, desde ese momento, en su propia «Marca Usted». «Así de sencillo. Y así de profundo.»

Hoy, lo cierto es que no está el asunto para mucha congratulación, pero no es menos cierto que Tom Peters ya no es el único que defiende este planteamiento animando al cambio de actitud en el concepto del trabajo. Por fortuna, otros grandes profesionales –algunos, verdaderos visionarios– han ido sembrando día a día en nuestras conciencias esa semilla que permita la apertura de mente necesaria para asumir nuestra propia responsabilidad sobre el futuro, el nuestro y el de todos.

Por todo ello, hoy más que nunca,  es necesario, resulta imprescindible resaltar la figura del verdadero héroe de esta revolución: el profesional autónomo. Y esto, hasta el extremo de atreverme a afirmar que la recuperación del Mercado Laboral pasa indefectiblemente por la recuperación de la figura del autónomo como motor de la economía y de la creación de empleo.

Sólo si se fomenta ese espíritu emprendedor, sólo si se apoya esa capacidad de sufrimiento y esfuerzo profesional, sólo si se diseña un contexto en donde el profesional autónomo tenga facilidad de acción necesaria, se volverá a ver algo de luz sobre un Mercado de Trabajo apático, desdibujado, crítico, que no se ajusta a la nueva realidad social y económica del nuevo siglo.

Tom Peters vio en todo esto una oportunidad.

Ellos han dejado de ser responsables de nuestra carrera profesional –y, por extensión, de nuestra vida–. Lo somos nosotros; de nosotros depende lo que vayamos a ser.

Tom Peters en “50 claves para hacer de usted una marca”

Posiblemente así sea aunque ahora, entre lo espeso del momento, nos cueste verlo. Posiblemente lo tendremos mucho más complicado, pero, posiblemente consigamos ser libres. De nosotros depende.

6
Mar

«El entorno, la proactividad y los círculos de influencia (Parte I)»

Desde la organización empresarial como sistema se observa con facilidad como esta se encuentra inmersa “en un ámbito superior o sistema socioecnómico imperante que habitualmente denominamos «entorno» [1], de tal modo que descubrimos a la empresa inserta en un ambiente  con un elevado dinamismo y capacidad de cambio, con altos niveles de incertidumbre en el que la empresa interactúa día a día, y según sea esta capaz de adaptarse a ese entorno, manejarlo e, incluso, en la medida que le sea posible, modelarlo en favor de la organización, aseguraremos más o menos su supervivencia.

Así entenderemos la necesidad que la empresa tiene de conocer de la forma más exhaustiva posible el entorno en el que se desenvuelve e intentar predecir de forma analítica y reflexiva la dirección que este tomará en un futuro, todo ello con el fin de ser capaces de planificar estratégicamente el mañana que deseamos para nuestra organización.

Desde el momento en que la persona, desde su autonomía reflexiva, decide efectuar el tránsito desde su esfera privada hacia la esfera pública comienza una relación con otras personas, realiza entonces continuas acciones sociales y se convierte, por tanto en un ser social.

Fuente imagen: http://es.123rf.com

A partir de este momento, lo quiera o no, su vida, su presente y su futuro, por esa interactuación con sus congéneres, en mayor o menor medida se verá definida por la influencia de estos últimos; se verá marcada de manera profunda por su «entorno». Un entorno, por cierto, tan cambiantedinámico como el de la empresa y, en los tiempos que corren, tal vez, incluso, más caótico, contradictorio y turbulento.

Si entendemos entonces al hombre como ser social, si aceptamos que su entorno, en cierta forma, es la suma de los entornos de cada persona con las que interactúa y que por esto una gran parte de su vida depende de los cambios que se produzcan en el mismo y por acciones que no dependen del hombre como individualidad, sino a las acciones de otros hombres, no será difícil deducir la importancia que para el hombre tiene el conocimiento de su entorno, y descubrimos que, al igual que para la empresa, según lo razonado al principio de este artículo, es este un asunto de supervivencia, y por lo tanto suficientemente importante como para ocuparse del mismo.

De esta forma la persona, el profesional –que al fin es el motivo de este trabajo– tendrá la necesidad de estudiar y entender cuanto se relacione con todos esos factores externos que van a influir en el desarrollo de su día a día quiere, igualmente, gestionar su futuro de manera estratégica, que no es otra cosa que ser capaces de diseñar cómo queremos que sea nuestra vida, y planificar la manera de alcanzar nuestras metas.

Así, sobre algunos aspectos de nuestro entorno podremos influir, de tal forma que podamos paliar los efectos negativos cuando los hubiera o, en su caso, aprovechar una coyuntura propicia o, incluso, favoreciendo con nuestras acciones la positividad de los mismos. Sobre otros, nuestra capacidad de influencia será escasa y en muchas ocasiones nula.

Para ello será conveniente que aprendamos a diferenciar el conjunto de todas esas circunstacias, sabiéndolas agrupar según la influencia que seamos capaces de ejercitar sobre las mismas para dosificar y aprovechar más eficazmente nuestro esfuerzo.

Pero para hablar de ello, será cuestión de esperar a la segunda parte de este artículo.

(sigue…)


1Enrique Claver Cortés – “Manual de Administración de empresas” Pag. 97

19
Feb

Primero… SER

Revista "Capital" portada febrero 2011

Esta mañana, al ir a comprar la prensa del día, me he encontrado con la edición del mes de febrero de la revista Capital dedicada, en esta ocasión, de forma muy amplia,  a tratar el asunto del Marketing Personal y de la manera de venderse uno mismo, cosa esta que, por cierto, me ha causado una gran alegría.

Y esto ha sido así –el alegrarme, digo– porque me satisface  ver como cada vez son más los profesionales que vamos cayendo en la cuenta de que ya va siendo necesario el que  nos vayamos adaptando a la nueva realidad –nos guste o no– del nuevo Mercado de Trabajo en el que nos movemos.

La semilla de quienes fueron “visionarios” —Tom Peters y Andrés Pérez, por ejemplo– y de otros tantos que se fueron sumando al concepto del branding personal, ya germinó y comienza a echar buen fruto.

Pero con todo este revuelo de la marca personal habrá que llevar buen cuidado, que si ya se dijo desde aquí que en este asunto no se trata de llegar y besar el santo, es momento este de reflexión, pues no vaya a ser, principalmente, que nos pongamos a vender sin tener preparado primero el producto a entregar.

Y para ello habrá que comenzar con un ejercicio de introspección que nos permita conocernos –o reconocernos— más eficientemente y descubrir –o redescubrir—  aquello con lo que podamos sorprender.

Todo paso a paso, sin desviarnos del camino; asumiendo riesgos con valentía pero con cordura; desde el esfuerzo, el trabajo y la honradez; con seriedad pero con talante y buen semblante; sabiendo que la cosecha sólo viene tras la siembra; reconociendo que lo que queramos alcanzar, para que sea verdadero se habrá antes que ganar; siempre con el fin en mente de llegar, y de esa forma, posicionándonos, destacar en la autenticidad; y nunca, nunca, convertirnos, ni por asomo, en esos vendedores de humo que tanto podemos llegar a detestar y no ser de esta forma por eso mismo detestados.

Y ahora que siga la fiesta y el optimismo del Marketing Personal, pero por todo lo dicho pienso que no sería ningún disparate comenzar la labor primeramente, y desde la transparencia, por ocuparnos de… ser, de tal modo que lo que ofrezcamos, de verdad, presumiendo de excelencia, sea.