Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Orientación Laboral’

2
Ago

5 grupos de competencias orientadoras en tu carrera profesional

Con cierta frecuencia es aquello que más nos gusta hacer lo que coincide con aquello para lo que realmente servimos y que, por ende, mayor felicidad nos proporciona a la hora de dedicarnos a tal labor.

Posiblemente sea por ello tan vital el realizar una adecuada autoevaluación de nuestros perfiles personales con el fin de encontrar aquellas capacidades que a la postre nos van a permitir sentirnos realizados en nuestro quehacer profesional.

Esta trabajo de autoinvestigación se debería realizar con sumo cuidado evaluando y desde diferentes perspectivas con tal de que, al fin, alcancemos una herramienta adecuada sobre la que potenciar nuestras capacidades, no sólo en un momento dado, sino a lo largo de nuestra vida, apoyándonos, por supuesto, en esos puntos fuertes que, seguro, seremos capaces de descubrir dentro de cada uno de nosotros.

Con este objetivo, Peter Salovey —junto con John D. Mayer, uno de los padres de la Inteligencia Emocional— recomienda trabajar sobre cinco grandes grupos de competencias que a la postre nos servirán como factores orientadores del fin que tratamos:

  • El conocimiento de uno mismo y de sus propias emociones

Percibir y reconocer nuestros sentimientos, comprenderlos y, de esta forma, situarnos por encima de estos.

  • La capacidad de controlar las emociones propias

Controlar estos sentimientos desde la autoconciencia y ser capaces, con ello, de dirigir nuestra propia vida.

  • La capacidad de automotivación

La capacidad de generar nuestra propia energía con tal de que nos alimente en el camino de la consecución de nuestros objetivos.

  • La empatía o percepción de las emociones de los demás

Ser capaces de sincronizar con la esfera pública que nos envuelve, con nuestra sociedad, con sus necesidades y mantenernos en sintonía con nuestro prójimo.

  • El control de la relación con los demás

Que nos proporcionará nuestra competencia social y nuestra capacidad de liderar nuestro proyecto en medio de nuestra sociedad cercana.

La importancia de tomar conciencia desde nuestro interior de cada una de estas capacidades se sustenta en las enormes posibilidades que ello nos proporcionaría a la hora de desarrollar habilidades susceptibles de favorecer nuestra mejora continua. Todo ello, por supuesto, en la medida que seamos capaces de trabajarlas con el debido esfuerzo y constancia.

13
Sep

Orientación en la búsqueda de empleo – 3 libros gratis

Muchas son las herramientas y muchos los contenidos de los que, por fortuna, podemos disfrutar gracias a la cultura 2.0 imperante en la red; tantos que en gran número de ocasiones es aconsejable cuestionarse  y saber elegir adecuadamente de  entre los mismos.

En el campo que nos toca desde esta bitácora, la Orientación Laboral y Profesional, también hay material, mucho y bueno, del que podemos aprovecharnos de manera gratuita gracias a las muchas aportaciones, grano a grano, de muchas personas  en esta ardua labor para los tiempos que corren de la que se trata que es tanto la búsqueda de empleo, como el desarrollo profesional.

Web de la Fundación Equipo Humano

Sobre este asunto hoy me gustaría destacar, en primer lugar la Guía Laboral de apoyo a trabajadores afectados por Expedientes de Regulación de Empleo que la Fundación Equipo Humano entidad sin ánimo de lucroha editado en colaboración con la Conselleria de Economía, Ocupación y Hacienda de la Generalitat Valenciana. Leer Más »

24
Abr

«Hablando del Currículum» parte I

Me venía resistiendo a entrar en este asunto. Ya es mucho lo que se ha hablado y escrito sobre el famoso Currículum como para pensar que yo pudiera tener algo más que aportar que añada algo de valor a la cuestión. Por otro lado, también será que esto del Currículum, así tal cual, me suena en un principio simplemente a papel; con el valor, simplemente, de un trozo de papel. No obstante, aún con todo, me arriesgaré a hacer alguna reflexión.

Así pues, la Real Academia Española, define el Currículum Vítae como una “relación de los títulos, honores, cargos, trabajos realizados, datos biográficos, etc., que califican a una persona”, y no seré yo –válgame Dios– quien se atreva a debatir con tan solemne institución, a no ser para añadir que estos calificativos debieran considerarse con unas buenas dosis de criterio, orden esmero aplicadas al conjunto de su planteamiento.

Y es que yo soy de los que pienso, por un lado, que un Currículum deber ser algo muy vivo y dinámico, y por ello, a un tiempo, flexible y efímero como la esencia de la vida misma, el cual se actualiza día a día, durante todos los días de esa vida profesional. Así mismo, como reflejo de la vida, este deberá ser consistente y perdurable, de manera que marque y deje huella digna de recordar. Eso, al fin, es parte de la vida; la paradoja de nuestra vida.

Por otro lado, también afirmo que nunca un Currículum auténtico podrá ser el mismo según sea la persona o entidad a quien vaya dirigido. El Currículum es como una carta de amor que teniendo que transmitir algo más que hechos, debe transmitir sensaciones. Y al igual que no se nos ocurriría remitir un mismo escrito para dos amantes diferentes, no podremos redactar un mismo Currículo para dos actores –posibles contratantes– distintos.

De este modo, ¿quién será entonces capaz de plasmar todo lo necesario y no más que justo, de la manera adecuada en algo tan rígido, estático y sin sentidos como es ese trozo de papel, de tal forma que nuestras esperanzas adjuntas no acaben a la par que el documento, a las primeras de cambio, en una vil y cruel papelera?

El ideal que se busca desde el concepto del marketing personal es conseguir que el profesional sea el personaje elegido y no el actor buscador. Pero aún así, y con todo, es el Currículum algo de lo que, la mayoría de los mortales, aún no podremos prescindir. El Currículum es nuestra tarjeta de visita y nuestra carta de presentación, y es también, en gran cantidad de casos, nuestra oportunidad de causar una primera buena impresión. Ahí está su importancia. Ahí reside su valor.

Así que, puestos en faena, deberemos intentar que nuestro Currículum sea una instantánea personalizada –con el destinatario siempre en mente– que nos refleje de la manera más certera y fiel pues, al fin, tendrá que ser la diferente autenticidad de nuestro perfil lo que llame a despertar el interés “del contratante de la parte contratante”. Harto difícil es, pero no hay por qué desesperar.

El triste destino del Currículum

Con todo, y siempre con nuestro objetivo claro y nítido bien presente, será menester adiestrarnos en la manera de realizar ese papelillo del que venimos hablando. Y aunque para gustos los colores, sí es conveniente mantener cierta etiqueta a la hora de presentar el dichoso documento.

Lo dicho, consejos y maneras, en la red, las que desee el consumidor. Y aún asumiendo lo dicho al principio de este artículo, –que muchos hayan que sepan más del asunto– a este que escribe le gustaría poder aportar su granito de arena si esto significa colaborar de alguna manera en el posicionamiento personal y la búsqueda activa de trabajo para el profesional –por ardua e ingrata que nos pueda parecer dado el escaso resultado que, aparentemente, se suele obtener de este ejercicio–.

Por otro lado, también es cierto, y debemos de tener en cuenta, que al día de hoy se ha producido una evolución en estos menesteres de búsqueda de ese anhelado puesto laboral impregnados de la conciencia y cultura 2.0, –con sus pros y sus contras— lo que nos acerca a muchas más y nuevas herramientas que nos pueden facilitar el alcanzar esa visibilidad que permita a nuestra real y notoria diferenciación, situarse de modo y posición tal que podamos ser encontrados, por aquel que busque, con mayor facilidad.

Todo ello, a partir de este momento, junto con portales de empleo, buscadores y otra información que pueda ser útil para la empresa que nos proponemos –que abierta queda a sugerencias— se irán refiriendo a la vez que agrupando en la página que para tal fin en esta bitácora se ha dado por llamar «Herramientas».

Y dicho lo dicho, sin nada más por el momento, nos ponemos a la tarea que, como nos recuerda el dicho, para mañana es tarde. Y siempre a su disposición, se despide antamente…

«Sólo tienes una oportunidad para causar una primera buena impresión»

13
Abr

«2.600 millones ¿de inversión o de despilfarro en formación?»


Mari Luz Rodríguez (fuente: europapress)

Hace apenas unos días que la secretaria de Estado para el Empleo, Mari Luz Rodríguez, nos anunciaba que el Gobierno tiene intención de destinar este año más de 2.600 millones de euros a la Formación por el Empleo, —en europapress el 08/04/2011— mientras aseguraba a un mismo tiempo que «la formación es la llave maestra que abre todas las puertas, porque es la política que mejor va a preparar para regresar al mercado de trabajo a las personas en situación de desempleo».

De esta manera, hasta ahí, quien escribe este artículo, que ha reiterado en diversas ocasiones su convencimiento del momento cambiante en su fondo y en su forma de la estructura del Mercado Laboral, no tiene objeción alguna, sino más bien lo contrario, ante tal afirmación –esta es la de la formación como clave y fundamento de la reactivación, y de la reformulación, de la actividad laboral–.

Pero la formación, la ocupacional, tiene un objetivo: la reinserción del profesional –a través del nuevo conocimiento, de la actualización y del reciclaje– en ese Mercado Laboral, y si ese objetivo no se alcanza, ni dos mil seiscientos, ni tres mil, ni un millón de millones serán la oportuna inversión, sino sólo un inoportuno despilfarro en formación.

Nos movemos dentro de un marco evolutivo en extremo, tanto por su rapidez como por la intensidad de los cambios que se realizan dentro del ejercicio profesional. Desde ese momento, ya no es válida ninguna formación estándar ya caducada, sino que será menester adecuar los contenidos a las necesidades modernizando y actualizando las actividades formativas renovando, para ello, temáticas y metodologías. Por otro lado, una acción educativa no estará realmente completa mientras no sea medible, pues ¿de qué vale gastar y gastar si no conseguimos nuestro fin y, además, no somos capaces de evaluar resultados e impacto? Será esta la única manera, como ocurre en los sistemas abiertos, en que la interrelación de todos los elementos participantes se conjugan hasta conseguir –a manera de homeostasisel objetivo común.

Así las cosas, tal situación de decadencia laboral a la par que de importantes y continuas transformaciones, –avances tecnológicos, la sociedad de la información– el profesional se ve abocado a una mayor flexibilidad y preparación necesaria, en actitud simbiótica y abierta de adaptación ante los retos surgidos, ante una empresa en constante evolución basada en modernos procesos de I+D+i. que elevan drásticamente la necesidad de nuevas competencias entre los profesionales.

Y es en momentos como los actuales cuando la formación cobra un papel fundamental para una adecuada y oportuna adaptación y desenvolvimiento entre las nuevas “reglas” que el mercado impone. Y concretando aún más si cabe, será la formación continua y ocupacional la herramienta protagonista y urgente que evite el desfase del profesional en el mundo laboral en forma de actuaciones improvisadas y desorganizadas y, por la tanto, en la mayoría de los casos tan poco eficaces –como las observadas hasta el día de hoy– en lo que debiera ser facilitar la ágil gestión del trabajador en el ejercicio de su profesión.

Atrás deberán quedar esos fantasmas traducidos en ineficacias, sospechas, intereses personales antepuestos a los comunes, politiqueos retranquentes y luchas por la cuota de poder. Todo es poco para llegar al fin de que desde el euro primero hasta el que haga dos mil seiscientos millones, todos, todos sean utilizados de forma optima para conseguir que el trabajador alcance su plena realización, su realización profesional.