Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Mercado Laboral’

1
May

«No son cinco; son 4.910.200»

Hace pocos días que el Gobierno,  por boca de Mari Luz Rodríguez, descartaba que  –vía EPA—  el desempleo en nuestro país alcanzase los cinco millones de parados .

Evolución del Desempleo EPA Marzo 2011 (Fuente Expansión.com)

Y ciertamente no se equivocó la secretaria de Estado de Empleo –o desempleo–, pero como se pregunta el diario ElMundo.es, no hay cinco millones de parados, ¿y qué?. ¿Es esto acaso motivo para que nuestra preocupación y disgusto sea menor? No son cinco; son 4.910.200.

Y aunque no sea el primero en hacerlo, sí me gustaría –por los cuatro millones novecientos mil– destacar algún dato, a mi parecer, digno de reflexión.

  • Ante la cifra en cuestión habría que considerar que ha habido un descenso del número de la población activa –en 42.900 personas menos dispuestas a trabajar–. Por otro lado las contrataciones públicas se han mantenido en crecimiento hasta alcanzar los 3,185 millones en la actualidad.
  • Ya son 1.386.000 familias las que tienen a todos sus miembros sin trabajo, en las listas del inútil y costosísimo SPEE, lo que significa un incremento de 58.000 familias en tan difícil situación.
  • Entre enero y marzo, el 90% de las 256.500 personas que perdieron su empleo tenía menos de 35 años , siendo el 48,3% de los parados menores de tal edad hasta alcanzar los 2.374.700 personas en esta situación.
  • El desempleo aumentó en todos los sectores y la ocupación se reduce respecto a finales de año tanto en la industria (82.000 menos), construcción (78.500), servicios (74.600) y la agricultura (21.300).
  • Son 60.100 personas más las que se suman a aquellas que llevan más de un año buscando un puesto de trabajo alcanzando la cifra de 2.286.700 personas un 47% del total los llamados desempleados de larga duración. Un nuevo récord altamente preocupante.

Los parados de larga duración marcan un récord histórico al alcanzar los 2.286.700 (en Expansión.com)

La lista podría continuar hasta hacerse cada interminable pero es mi criterio cerrarla con sólo un par de datos tan preocupantes como los que más.

  • Un partido político acabado donde la mayor ocupación es averiguar la manera de mantenerse ante las muy previsibles y bruscas agitaciones en los sillones del poder que se avecinan.
  • Y otro, inmóvil y pasivo esperando ver el cadáver de su enemigo –sabiéndolo ya agónico– pasar por su puerta.

El futuro es complicado y poco previsible. El asunto es que hoy, 2.372 personas pierden su empleo cada día.  Por eso parece de chiste que un PSOE pretenda mostrar ante este primero de mayo su objetivo priotario es la recuperación del empleo  mientras se exculpa de las causas de la situación. Resulta tan gracioso como las lágrimas del PP  que ahora, al parecer ya dice que cinco millones no da igual .

Y eso es cierto. No son cinco; son 4.910.200 y eso, verdaderamente, no da igual.

4
Abr

«Pleno Desempleo»

Cuando ayer leía en ElEconomista.es las declaraciones del ministro de trabajo afirmando ese augurio de creación de empleo para el mes de marzo recién acabado, reconozco que una halo de optimismo me produjo una leve sonrisa apenas perceptible entre la comisura de mis labios.

Fuente: "El Blog Salmón"

Así, esta mañana, mientras me enfrascaba en el repaso diario a las ofertas de trabajo que aparecían en los portales especializados, actualizaba con más frecuencia de lo habitual la página de Europa Press (@EPEconomia) a la espera de conocer tan ansiada noticia.

Pero la noticia, que llegar llegó, no nos trajo más que una nueva decepción y una profunda caída en nuestro índice de esperanza e ilusión. El paro registrado había subido batiendo, eso sí, un nuevo récord histórico hasta alcanzar la cifra de 4.333.669 personas. Creo que la cifra es lo suficiente significativa –aunque ya no sorprenda– como para evitar más comentarios al respecto.

Desde esta bitácora se viene postulando ese trasplante de actitud necesario como para entender los cambios que se están produciendo en el Mercado de Trabajo. Desde esta bitácora se ha intentado acercar la idea de un profesional que trabaja por proyectos de una manera libre e independiente, y precisamente por todo ello se ha manifestado reiteradamente la importancia del posicionamiento personal dentro del entorno socio- laboral y profesional.

Hace no muchas fechas, se intentaba destacar al trabajador autónomo como figura y pilar en la recuperación del Mercado Laboral; y en ello seguimos, cada vez con más convencimiento de que es este, el autónomo, quien tiene mucho que aportar en esta historia que, por cierto, se va asemejando a una historia entre suspense y terror.

El modelo deseado del pleno empleo se está convirtiendo en una utopía. La rigidez de nuestra estructura empresarial –y social– no lo permite. Ahora vamos caminando hacia lo que Massimo GaggiEdoardo Narduzzi han dado por llamar “Pleno Desempleo”, en donde en “la era de la pobreza de la clase media”, –Paul Viejo, en Público la cultura del trabajo asalariado desaparece –¿no es acaso esto lo dijera Tom Peters hace ya una década-y es sustituida por un nuevo sistema de prestación de servicios cada vez más innovadorespersonalizados y, siempre, con un alto valor añadido. Y pregunto ¿y no es de eso de lo que venimos hablando cuando nos referimos al posicionamiento personal?

En un entorno donde cada día aparecen nuevas ocupaciones fruto de la inventiva y de originalidad, donde la conciencia del cambio se está haciendo más patenteExpansión: “El 60 % de los empleados están dispuestos a reorientar su carrera para salir del paro”— donde los factores de producción están más cercanos, en plena economía del conocimiento, no estaría de más replantearse todos estos asuntos y facilitar una transición adecuada a los cambios que se avecinan.

Claro que para eso se necesitan profundas reformas que amolden estos nuevos sistemas de producción; y si eso no lo hacemos nosotros dependerá de los políticos; y si depende de los políticos…

19
Feb

Primero… SER

Revista "Capital" portada febrero 2011

Esta mañana, al ir a comprar la prensa del día, me he encontrado con la edición del mes de febrero de la revista Capital dedicada, en esta ocasión, de forma muy amplia,  a tratar el asunto del Marketing Personal y de la manera de venderse uno mismo, cosa esta que, por cierto, me ha causado una gran alegría.

Y esto ha sido así –el alegrarme, digo– porque me satisface  ver como cada vez son más los profesionales que vamos cayendo en la cuenta de que ya va siendo necesario el que  nos vayamos adaptando a la nueva realidad –nos guste o no– del nuevo Mercado de Trabajo en el que nos movemos.

La semilla de quienes fueron “visionarios” —Tom Peters y Andrés Pérez, por ejemplo– y de otros tantos que se fueron sumando al concepto del branding personal, ya germinó y comienza a echar buen fruto.

Pero con todo este revuelo de la marca personal habrá que llevar buen cuidado, que si ya se dijo desde aquí que en este asunto no se trata de llegar y besar el santo, es momento este de reflexión, pues no vaya a ser, principalmente, que nos pongamos a vender sin tener preparado primero el producto a entregar.

Y para ello habrá que comenzar con un ejercicio de introspección que nos permita conocernos –o reconocernos— más eficientemente y descubrir –o redescubrir—  aquello con lo que podamos sorprender.

Todo paso a paso, sin desviarnos del camino; asumiendo riesgos con valentía pero con cordura; desde el esfuerzo, el trabajo y la honradez; con seriedad pero con talante y buen semblante; sabiendo que la cosecha sólo viene tras la siembra; reconociendo que lo que queramos alcanzar, para que sea verdadero se habrá antes que ganar; siempre con el fin en mente de llegar, y de esa forma, posicionándonos, destacar en la autenticidad; y nunca, nunca, convertirnos, ni por asomo, en esos vendedores de humo que tanto podemos llegar a detestar y no ser de esta forma por eso mismo detestados.

Y ahora que siga la fiesta y el optimismo del Marketing Personal, pero por todo lo dicho pienso que no sería ningún disparate comenzar la labor primeramente, y desde la transparencia, por ocuparnos de… ser, de tal modo que lo que ofrezcamos, de verdad, presumiendo de excelencia, sea.

15
Feb

«O te ayudas tú o no te ayuda nadie — “Expertología” de Andrés Pérez Ortega»

Capítulo 0. Presentación; primera frase del texto “Éste es un libro de autoayuda (o te ayudas tú o no te ayuda nadie)”. Y con esto sería casi suficiente para captar el mensaje que se nos quiere transmitir desde «Expertología. La ciencia de convertirse en un profesional de referencia».

El asunto es que don Andrés Pérez Ortega no nos deja solos y, en este su segundo libro, nos muestra el “cómo”, desmenuzando el proceso, conseguir posicionarnos como expertos en aquello que mejor sabemos hacer porque, nos asegura Andrés y yo comparto, “todos somos buenos en algo”, y, afirmo, tenemos que aprovecharlo –no nos queda otra– si queremos conseguir no sólo sobrevivir, sino más allá, destacar en este complicado entramado del turbulento Mercado de Trabajo que nos ha tocado en suerte.

«En el mundo del conocimiento en el que nos estamos adentrando, si no destacas, te quedas fuera.»

Andrés Pérez Ortega

Por ello, sería poco menos que imposible tener este fantástico libro entre las manos, conocer a don Andrés Pérez Ortega y no compartir una reflexión sobre quien es pionero y muy prestigioso profesional del Branding Personal en este país.

No cabe duda que no hay cosa mejor que adentrarse entre las páginas de este libro para averiguar lo que puedes encontrar en «Expertología», pero en este acercamiento a la obra de don Andrés –y coincidiendo con la opinión de otra gran profesional como es Mertxe Pasamontes— lo primero que cabría decir es que «Expertología» es un manual y un manual muy práctico.

Andrés Pérez Ortega y el autor de este blog en Alicante

«Expertología» es, sin lugar a dudas, un libro para tener siempre a tu alcance, siempre a mano; lo que yo llamo un “libro de mesita de noche”, al cual dirigirnos tantas veces como queramos para hallar tanta inspiración como sabiduría, como soluciones reales en nuestro trabajo de posicionamiento profesional.

Por otro lado, «Expertología» es un libro muy claro, tan claro como es siempre Andrés: Los milagros no existen (al menos en las empresas)”. Nadie da nada gratis y allá donde quieras llegar sólo lo conseguirás con tu propio trabajo y esfuerzo” –en un artículo publicado en Expansión y Empleo–.

Por todo ello, Andrés Pérez Ortega, desde «Expertología» nos anima a emprender ese viaje de profesionalización desde la transparencia que le caracteriza, orientándonos certeramente y sin tapujos ni falsos atajos. “Uno de los capítulos trata sobre la creación de tu “producto”. Porque si no tienes nada que ofrecer y además no estás en continuo desarrollo, todo lo demás es inútil” nos advierte.

Con todo, «Expertología» es un libro dirigido a “los profesionales que quieren escapar del cubículo, para personas que tienen la capacidad de dedicarse a lo que les gusta y para trabajadores valiosísimos que han quedado fuera de un mercado enfermo”, y por poco que nos paremos a pensar, descubriremos sin equivocarnos que todos estamos entre esta selección.

“Se trata –en fin– de entender que todos somos expertos en un ámbito más o menos amplio. No es una cuestión de edad, estudios o experiencia. Cada persona tiene en su “mochila” suficientes elementos para construir algo atractivo y valioso. Piénsalo un poco. ¿No recurren siempre a ti para resolver, mejorar o hacer algo?”. Piénsalo; nos lo dice Andrés Pérez Ortega y yo aseguro que merece la pena.

6
Feb

Reinicio y puesta en marcha


redivex 2009

Momento de la Conferencia en redivex 2009

Hace ahora un par de años, el 11 de marzo de 2009, en Valencia, tuve la oportunidad de asistir, en el marco profesional de redivex 2009, a la conferencia que ofrecieron tres grandes de nuestro entorno económico como Leopoldo Abadía, Fernando Trías de Bes e Isabel Aguilera.

Muchas e interesantes asuntos se trataron en esta Conferencia. Muchas e interesantes afirmaciones salieron de este evento, pero en este artículo, y para cumplir el objetivo que se busca, me gustaría recordar especialmente dos respuestas dadas por Isabel Aguilera.

Entre los asistentes, como en cualquier conferencia de análisis económico, había gran curiosidad por saber la opinión de los ponentes en relación al momento en que nuestra economía “tocaría fondo”; a la respuesta de Isabel no le faltó peso: “Si me doy cuenta de que me han tirado a una piscina, no espero a tocar el fondo para comenzar a nadar”.

Isabel Aguilera

La segunda respuesta a la que me refería se dio ante la curiosidad de los asistentes sobre qué es lo que iba a suceder en el futuro inmediato: “que tendremos que trabajar mucho más para ganar menos y vivir peor”, afirmó con rotundidad, además de añadir: “Para salir de esta crisis hace falta liderazgo individual y mucho trabajo. Tenemos que preguntarnos qué podemos hacer por nosotros y nuestro entorno en lugar de qué pueden hacer los demás por mí”.

El pasado 20 de enero asistí a la presentación de libro de Evaristo Ferrer«Cómo leer la prensa económica», y tras escuchar el análisis de nuestro entorno actual que hacía tan prestigioso profesor, en el capítulo abierto a las preguntas llegó aquella interesante –por parte del consultor Alfredo Muñoz— sobre su visión sobre el actual Mercado Laboral y de la situación del profesional en este comienzo de 2011 –clave, cuentan, para el futuro próximo de millones de trabajadores–.

Las claves de nuestro futuro como profesionales, para el profesor Ferrer, fueron claras:

  • Cambio de mentalidad.
  • Orientación hacia el trabajo.
  • Un calendario de trabajo más proporcionado, reduciendo festivos y orientado hacia la productividad.

Para acabar recordándonos aquello que dijo Ramón Tamames sobre que “los españoles trabajamos muy poco, y los pocos que trabajamos tenemos que trabajar mucho”.

Por otro lado, recordar la facilidad para encontrar, en estos últimos tiempos, en las estanterías de cualquiera de las pocas librerías que todavía quedan, un largo listado de libros que nos enseñan todos los trucos, de cómo hacer currículos eficaces en 7 días, de cómo estar trabajado en 15, de cómo superar entrevistas, libros que no enseñan cómo encontrar el empleo de nuestros sueños aún con la que está cayendo –los hay de todos los gustos, precios y colores– y hasta alguno, por lo menos en la portada, parece que se alegra de que hayamos perdido el empleo –que decir a alguien que acaba de dar con sus huesos en la puta calle: “Te han despedido ¡Enhorabuena!”, ya le vale algún punto a la sensibilidad del autor, por mucha inspiración positiva que se quiera transmitir–.

Y es que el dar consejos parece fácil –sin pretenderlo, ciertamente, los da hasta un tipo como yo, aunque uno prefiere pensar que comparte reflexiones–. De todos lados nos llegan “cómos” y “por qués”, milagrosos unos y deprimentes otros, y en su mayoría procedentes de quienes tienen la fortuna de no haber sufrido nunca lo que padecemos sus humildes y desconcertados lectores deseosos de agarrarnos a un clavo ardiendo.

Con todo, creo llegado el momento de aprender a buscar, de hurgar entre lo verdadero y lo falso y entonces seleccionar –que buenos, haberlos los hay y muchos– y, así, ser, sobre todo, nosotros mismos; pero, principalmente, ser; y siendo, actuar, porque lo que verdaderamente creo es que ahora, en este preciso instante, es el momento más oportuno para actuar.

La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos”

Henry Ford (1863 – 1947)

“Si me doy cuenta de que me han tirado a una piscina, no espero a tocar el fondo para comenzar a nadar”, que ya lo dijo Isabel Aguilera; pues ya toca ponerse a menear pies y brazos como descosidos para intentar salir a flote; que cuenta nos trae.

Mucho hemos pasado en estos años –que bien largos que se están haciendo y lo que nos queda por pasar–, y no digo yo que haya que olvidar. No será cuestión de formatear para acabar con el pasado, que del pasado se aprende en el presente para construir el futuro. No, no es cuestión de olvidar, sino de afrontar, porque por muy mal que creamos que lo hemos hecho, siempre tendremos la oportunidad de volver a empezar, y así, con todos los datos bien guardados en el disco duro, con mentalidad abierta, con buena fe, con muchas ganas, reinicio y puesta en marcha.