Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘J. Mª Ferré Trenzano’

26
Nov

Deja un hueco en tu vida para el marketing personal

Cuando hace unos días hablábamos desde este mismo blog sobre el marketing y tú, se hacía mención al  “marketing del día a día que nos puede ayudar a detectar esas necesidades que cubrir, reconocer esas facultades que necesitamos adquirir y encontrar a ese cliente al que podemos servir”. Y todo esto desde el reconocimiento de que el marketing bien entendido, no sólo nos ayuda a vender, sino que nos ayuda a mejorar.

Gestiona tu profesión y tu vida.

Desde ese ángulo y perspectiva quería iniciar este artículo planteando la reflexión sobre la idoneidad de aplicar los conceptos del marketing en nuestra forma de gestionar nuestra vida, tanto personal como profesional; y cito ambos aspectos pues creo más conveniente que nuestra manera de comportarnos sea en todas partes la misma –cuanto menos en el fondo, que es lo que cuenta– y, así dejemos de vivir en compartimentos estanco fingiendo roles que siendo ajenos a nuestra forma real de ser, no nos causan otra cosa que ansiedades y malestar.

Si echamos un vistazo a nuestro entorno, podremos observar que los asuntos andan muy revueltos por estas tierras –y qué voy yo a contar que tú  no sepas ya–. La oferta del factor trabajo, o sea, de mano de obra es muy superior a la demanda del mismo, siendo uno de los mayores males que afecta a nuestro sistema económico en muchísimos, pero que muchísimos, años. Y para rematar el asunto, de las pocas ofertas de contratación que se producen, a los demandantes de empleo, apenas les llega el conocimiento de las mismas y, por lógica, la oportunidad de optar a ellas –en un ejemplo más de ineficacia y de mala gestión de los recursos públicos, me permito añadir 1–, por lo que una gestión realista, seria, coherente, personalizada y, al fin, optimizada de nuestros planes de presente y futuro se hace hoy algo mucho más que necesaria, convirtiéndose en vital.

No juegues con tu futuro

No juegues con tu futuro

Desde este momento, si tenemos en cuenta que el marketing personal es una adaptación de estrategias empresariales y una interiorización de una manera de entender las relaciones personales y profesionales, este, el marketing personal se convierte en una extraordinaria herramienta –hoy más que nunca– para mejorar, en lo que cabe, nuestra posición en tan enmarañada situación del mercado laboral.

De esta forma, el marketing personal se convierte en plan operativo de tal manera que este “consiste en, a partir de unos objetivos marcados de vida personal y/o profesional, elegir las estrategias y herramientas más adecuadas para mejor conseguir estos objetivos, teniendo en cuenta la realidad de las personas que conviven con nosotros a nivel de relación y en muchas ocasiones en competencia, y todo ello dentro de un entorno cambiante 2 y este, salta a la vista, con una rapidez cada vez más acelerada –en proporción similar a la velocidad en que nuestros viejos esquemas se van derrumbando–.

El asunto, como bien se ve, es serio y es por eso que permito, no siendo yo quien para aconsejar, al menos lanzar la citada reflexión. Nos estamos jugando mucho, tal vez nuestro futuro –y posiblemente el de nuestros jóvenes 3–, con lo cual pienso que merece la pena plantearse cuestiones acerca de cómo intentar mejorar el panorama y, por qué no, considerar el dejar un hueco en nuestra vida al llamado marketing personal, sin olvidar, claro está, que tras todo esto, en la complejidad o sencillez de la propia vida, hay mucho más. Por ello no está de sobra el atender los buenos consejos de quien mucho y bien sabe esto4, al decir que “no todo es marketing” en la vida, pero sí una buena utilidad.

Fuentes y referencias utilizadas:

12
Nov

El marketing y tú

Siendo el título de este blog –por lo menos en su primera parte– «Marketing Personal», tal vez no estaría de más realizar una aproximación a este concepto, esto es, el concepto de marketing y la influencia que el mismo puede tener en nuestra vida personal y profesional. De esta forma se podría afirmar que:

Marketing es, ante todo, una filosofía que consiste en orientar todas las actividades de la empresa hacia el logro de la satisfacción de las necesidades del mercado final o del consumidor.

José Mª Ferré Trenzano “Marketing Personal” pág. 23

Partiendo de esta definición se podría añadir que el Marketing nace como una necesidad en el mismo momento en que el consumidor ya no compra todo lo que el mercado produce y es, de esta forma, la organización empresarial cuando, a partir de ese momento, decide actuar y salir en busca del consumidor perdido –extraviado al menos– y ofrecer al mundo satisfacción en sus necesidades de consumo.

Y es que  no olvidemos, mal que a algunos nos pese, vivimos en una sociedad sustenda en la acción de consumir, y por lo tanto es el consumidor el que marca ciertas reglas –no todas, sólo las que le dejan– pero sí las suficientes como para darnos cuenta de que si no tenemos clientes, no tenemos nada. Por tanto, desde esta perspectiva, el cliente será el centro de nuestra atención y el motivo de nuestros desvelos; a él dedicaremos nuestros esfuerzos, lo cuidaremos, lo mimaremos hasta enamorarlo  y, poco a poco, este, el cliente, se irá conviertiendo en nuestra razón de existir y el marketing, de la misma forma, en una manera de vivir.

Si aceptamos todo lo dicho como una realidad,  –por más que haya quien se ha interesado en desvirtuar su función y utilidad– no será difícil darse cuenta de la trascendencia del marketing en cualquier  ámbito empresarial y, añado, profesional.

Nuestra diaria gestión operativa

¿Y cómo es que esto nos puede afectar a nuestro quehacer diario? Pues es que resulta que, con poco que se pare uno a pensar se dará cuenta, sea por ventura o desventura, que la gestión operativa de nuestras vidas no dista mucho de la gestión operativa organizacional.

Todos  tenemos nuestro debe y nuestro haber,  deudoresacreedores –por desgracia  de estos últimos alguno más– y muchas, muchas cuentas que cuadrar. Del mismo modo también contamos con proveedores y, al fin –hoy el que tiene suerte y fortuna– cuenta con sus clientes, de los que a fin de mes –es lo habitual– cobran el importe pactado por unos servicios previamente prestados. Y cada día, de esta forma, ejecutamos nuestras propias estrategias de gestión y, espero, ya nos vayamos dando cuenta de la importancia del concepto del que se trata, el marketing en el día a día.

El marketing del día a día que nos puede ayudar a detectar esas necesidades que cubrir, reconocer esas facultades que necesitamos adquirir y encontrar a ese cliente al que podemos servir; y con la suma de todo ello poder alcanzar nuestras metas propuestas. Y todo ello sin olvidar que el marketing bien entendido, no sólo nos ayuda a vender, sino que nos ayuda a mejorar.