Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Desempleo’

1
May

«No son cinco; son 4.910.200»

Hace pocos días que el Gobierno,  por boca de Mari Luz Rodríguez, descartaba que  –vía EPA—  el desempleo en nuestro país alcanzase los cinco millones de parados .

Evolución del Desempleo EPA Marzo 2011 (Fuente Expansión.com)

Y ciertamente no se equivocó la secretaria de Estado de Empleo –o desempleo–, pero como se pregunta el diario ElMundo.es, no hay cinco millones de parados, ¿y qué?. ¿Es esto acaso motivo para que nuestra preocupación y disgusto sea menor? No son cinco; son 4.910.200.

Y aunque no sea el primero en hacerlo, sí me gustaría –por los cuatro millones novecientos mil– destacar algún dato, a mi parecer, digno de reflexión.

  • Ante la cifra en cuestión habría que considerar que ha habido un descenso del número de la población activa –en 42.900 personas menos dispuestas a trabajar–. Por otro lado las contrataciones públicas se han mantenido en crecimiento hasta alcanzar los 3,185 millones en la actualidad.
  • Ya son 1.386.000 familias las que tienen a todos sus miembros sin trabajo, en las listas del inútil y costosísimo SPEE, lo que significa un incremento de 58.000 familias en tan difícil situación.
  • Entre enero y marzo, el 90% de las 256.500 personas que perdieron su empleo tenía menos de 35 años , siendo el 48,3% de los parados menores de tal edad hasta alcanzar los 2.374.700 personas en esta situación.
  • El desempleo aumentó en todos los sectores y la ocupación se reduce respecto a finales de año tanto en la industria (82.000 menos), construcción (78.500), servicios (74.600) y la agricultura (21.300).
  • Son 60.100 personas más las que se suman a aquellas que llevan más de un año buscando un puesto de trabajo alcanzando la cifra de 2.286.700 personas un 47% del total los llamados desempleados de larga duración. Un nuevo récord altamente preocupante.

Los parados de larga duración marcan un récord histórico al alcanzar los 2.286.700 (en Expansión.com)

La lista podría continuar hasta hacerse cada interminable pero es mi criterio cerrarla con sólo un par de datos tan preocupantes como los que más.

  • Un partido político acabado donde la mayor ocupación es averiguar la manera de mantenerse ante las muy previsibles y bruscas agitaciones en los sillones del poder que se avecinan.
  • Y otro, inmóvil y pasivo esperando ver el cadáver de su enemigo –sabiéndolo ya agónico– pasar por su puerta.

El futuro es complicado y poco previsible. El asunto es que hoy, 2.372 personas pierden su empleo cada día.  Por eso parece de chiste que un PSOE pretenda mostrar ante este primero de mayo su objetivo priotario es la recuperación del empleo  mientras se exculpa de las causas de la situación. Resulta tan gracioso como las lágrimas del PP  que ahora, al parecer ya dice que cinco millones no da igual .

Y eso es cierto. No son cinco; son 4.910.200 y eso, verdaderamente, no da igual.

26
Abr

«La infografía de la triste España»

Tras descubrir en El Blog Salmón (vía @gemmarojo) esta infografía realizada por el equipo de Actibva, no he podido resistirme y he creído conveniente compartirla con los lectores de este blog.

infografia-paro-en-espana-sm.jpgGenerado por: Actibva

De acuerdo con el comentario realizado en El blog Salmón, creo que nunca más apropiado aquello de que una imagen vale más que mil palabras. Y esta es la clara imagen de una España, triste, desolada, dramática –tanto como inmovil–.

¿Seguiremos esperando algún milagro salvador?

Otros enlaces de Actibva:

Descarga | Datos de paro 4 trimestre (2007-2010) en formato XLS
También en ActibvaPrevisión España: BBVA mejora sus previsiones para el 2011

12
Dic

Aprendiendo a andar con un DARDE en la cartera

No quisiera, ni pretendo con este artículo añadir una más de esas “listas milagrosas” que tanto se han publicado últimamente con los 10 ó 12 pasos infalibles para obtener un puesto de trabajo –y bien que me gustaría poder hacerlo–.

Pero lo cierto es que  ese nuevo estatus de desempleado, –al que llegamos casi sin esperarlo, en la mayoría de los casos sin merecerlo, de la noche a la mañana– ejerce una influencia negativa en nuestras actitudes que producen un progresivo desorden en nuestros modos y comportamientos habituales que, sin apenas darnos cuenta, nos van alejando de “nuestra realidad” y, del mismo modo, se van transformando en obstáculos que complican, aún más, nuestro camino de vuelta al mundo laboral.

Y eso es algo que esta ahí; no es nada nuevo; se sabe, se conoce y se estudia –como respuesta a la crisis económica del 29, Marie Jahoda (1933) Empleo y desempleo: un análisis socio-psicológico— y se sufre;  y nos afecta, y a todos –o casi, supongo– en mayor o menor medida, de modo que sí hay cosas que se deben saber y, sobre todo, evitar de manera que vayamos aprendiendo a andar con un DARDE en la cartera.

En ese proceso –o calvario– en el que el desempleado se va alojando, este, tras el choque inicial, pasa por diferentes fases, desde el optimismo y activismo inicial hasta el extremo opuesto, pesimismo y pasividad o, a lo sumo, alternancia de ambos estados.

Por otro lado, el desempleado se ve afectado negativamente, además, en las percepciones que se refieren a las funciones que para la persona cumple el trabajo, y que a partir de la perdida del empleo quedan desatendidas. Así, es habitual, en este sentido, la mala estructuración de temporal de los días, la dificultad para entablar y mantener relaciones sociales fuera del contexto familiar, la dificultades de asimilación del estatus de desempleado relacionándolo con la propia personalidad, así como mayores impedimentos a la hora del ejercicio de  cualquier actividad, incluso rutinaria y cotidiana1.

Por último, las consecuencias del estado del desempleo no son menos preocupantes, traduciéndose –a nivel individual– en deterioros psicológicos y psicosociales, así como, en el entorno familiar, en problemas sobre la estabilidad mental de la pareja y de relación con los hijos –derivados estos últimos del deterioro de la relación familiar– .

Y ya, al fin, añadir que toda esta problemática no es difícil que se complique con un factor añadido. Hasta la fecha, todos los estudios referidos a la psicología aplicada al desempleo, no han sido realizados en entornos de larga temporalidad. Esto significa que con la actual coyuntura del mercado laboral, muy posiblemente aparezcan nuevas patologías y complicaciones a las cuales se deberá estar más que atentos.

Como hemos visto queda más que demostrado que el desempleo es algo que debe ocupar a todos, empleados y desempleados, e intentar esforzarnos por entender situaciones y comportamientos que hasta ahora no habíamos conocidos, tanto como sus consecuencias que ahora sí sufrimos.

El asunto, pues, es muy serio, aunque siempre es aconsejable, como Forges, no perder del todo la sonrisa.

Fuentes:

1Carlos Mª Alcover, Introduccion a la Psicología del Trabajo, pág. 484

Lectura recomendada:

“Desempleo, estrés y estrategias de búsquedas de trabajo” en McCormick y Asociados®