Saltar al contenido.

Entradas de la categoría ‘Marketing Personal’

2
Ago

5 grupos de competencias orientadoras en tu carrera profesional

Con cierta frecuencia es aquello que más nos gusta hacer lo que coincide con aquello para lo que realmente servimos y que, por ende, mayor felicidad nos proporciona a la hora de dedicarnos a tal labor.

Posiblemente sea por ello tan vital el realizar una adecuada autoevaluación de nuestros perfiles personales con el fin de encontrar aquellas capacidades que a la postre nos van a permitir sentirnos realizados en nuestro quehacer profesional.

Esta trabajo de autoinvestigación se debería realizar con sumo cuidado evaluando y desde diferentes perspectivas con tal de que, al fin, alcancemos una herramienta adecuada sobre la que potenciar nuestras capacidades, no sólo en un momento dado, sino a lo largo de nuestra vida, apoyándonos, por supuesto, en esos puntos fuertes que, seguro, seremos capaces de descubrir dentro de cada uno de nosotros.

Con este objetivo, Peter Salovey —junto con John D. Mayer, uno de los padres de la Inteligencia Emocional— recomienda trabajar sobre cinco grandes grupos de competencias que a la postre nos servirán como factores orientadores del fin que tratamos:

  • El conocimiento de uno mismo y de sus propias emociones

Percibir y reconocer nuestros sentimientos, comprenderlos y, de esta forma, situarnos por encima de estos.

  • La capacidad de controlar las emociones propias

Controlar estos sentimientos desde la autoconciencia y ser capaces, con ello, de dirigir nuestra propia vida.

  • La capacidad de automotivación

La capacidad de generar nuestra propia energía con tal de que nos alimente en el camino de la consecución de nuestros objetivos.

  • La empatía o percepción de las emociones de los demás

Ser capaces de sincronizar con la esfera pública que nos envuelve, con nuestra sociedad, con sus necesidades y mantenernos en sintonía con nuestro prójimo.

  • El control de la relación con los demás

Que nos proporcionará nuestra competencia social y nuestra capacidad de liderar nuestro proyecto en medio de nuestra sociedad cercana.

La importancia de tomar conciencia desde nuestro interior de cada una de estas capacidades se sustenta en las enormes posibilidades que ello nos proporcionaría a la hora de desarrollar habilidades susceptibles de favorecer nuestra mejora continua. Todo ello, por supuesto, en la medida que seamos capaces de trabajarlas con el debido esfuerzo y constancia.

Anuncios
19
Mar

Conocerse a sí mismo

A poco que alguien se haya dedicado a vender alguna cosa, sabrá, como de manual, de la importancia del conocer el producto puesto a la venta.

De este modo, en referencia al Marketing Personal, con el objeto de vender nuestros servicios con mayor facilidad, será muy conveniente tanto el conocer estos, los servicios, como el conocernos a nosotros mismos y así ser capaces de potenciar nuestras fortalezas y minimizar nuestras debilidades.

Y esto, en principio tan esencial, ni se tiene por la habitual, ni parece tan sencillo.

Tal vez sea esto porque si lo desconocido asusta, escarbar en nuestro interior va más allá del pánico. No obstante, con el fin indicado en nuestra búsqueda del éxito, convendría superar estos miedos y, de la forma más objetiva posible, como situándonos en una posición externa a nosotros —en ocasiones nosotros mismos nos convertimos en nuestros peores enemigos— desde afuera hacia adentro, dibujar nuestro perfil describiendo minuciosamente nuestras capacidades, nuestras aptitudes, nuestras barreras y limitaciones, tanto como nuestros valores, ideales y sueños. Y así todo ello nos servirá como brújula en la marcha por nuestro camino marcado, que no debería ser otro que aquel que nos condujese hacia nuestra realización como personas y profesionales —que aún en los tiempos que corren eso nos debe ser permitido—.

Y es que es aconsejable no olvidar que, por lo general, hacemos especialmente bien aquello que nos gusta hacer. Y haciendo aquello de lo que uno gusta, será más sencillo alcanzar nuestro personal desarrollo y descubrir nuestra deseada felicidad.

Y volvemos al principio pues para esto es esencial ese autoconocimiento que nos permita descubrir, forjar y asumir nuestra misión y nuestra razón que acaben convirtiéndose en nuestro fin.

Conocerse a sí mismo. No es fácil, pero nada es imposible.

@pedroatienza

25
Ene

Nunca más que ahora

Hace ya más de cuatro años que los profesionales de este país nos desenvolvemos como podemos, más mal que bien, en este turbulento y oscuro entorno del que aún hoy no tenemos muy claro cómo saldremos, ni cuál será el estado de nuestras naves tras esta “tormenta económica perfecta”, ni cuál el modo en que podremos conseguir ir deshaciéndonos del pesado lastre acumulado durante todo este tiempo de crisis sistémica que ya llevamos a nuestras espaldas. Leer Más

5
Sep

Comienza por cuestionarte lo que te cuento

El ser humano es un ser social. Un «zóon politikon» que así lo diría Aristóteles—. Es, así, un hecho incuestionable que los seres humanos nos necesitamos unos a otros.

«El que no puede vivir en sociedad, o no necesita nada por su propia suficiencia, no es miembro de la sociedad, sino una bestia o un dios.»

Aristoteles 384 a. C. – 322 a. C

El ser humano no puede prescindir del resto de seres humanos, siendo ya hace unos diez mil años cuando…

«Los homínidos se instalaron en los primeros asentamientos agrarios y, gracias a aquella de su gente que sabía de plantas y cómo domesticar animales, empezaron a globalizarse, usufructuando el acervo del conocimiento acumulado por unos y otros, interactuando entre ellos y con los demás.

Hace apenas 300 años, nos dimos cuenta de que lo que necesitábamos era más globalización, no menos. Si te quedabas aislado y sin contacto con el resto del mundo, estabas perdido»

Eduard Punset («Si te aíslas estás perdido») Leer Más »

4
Abr

«Pleno Desempleo»

Cuando ayer leía en ElEconomista.es las declaraciones del ministro de trabajo afirmando ese augurio de creación de empleo para el mes de marzo recién acabado, reconozco que una halo de optimismo me produjo una leve sonrisa apenas perceptible entre la comisura de mis labios.

Fuente: "El Blog Salmón"

Así, esta mañana, mientras me enfrascaba en el repaso diario a las ofertas de trabajo que aparecían en los portales especializados, actualizaba con más frecuencia de lo habitual la página de Europa Press (@EPEconomia) a la espera de conocer tan ansiada noticia.

Pero la noticia, que llegar llegó, no nos trajo más que una nueva decepción y una profunda caída en nuestro índice de esperanza e ilusión. El paro registrado había subido batiendo, eso sí, un nuevo récord histórico hasta alcanzar la cifra de 4.333.669 personas. Creo que la cifra es lo suficiente significativa –aunque ya no sorprenda– como para evitar más comentarios al respecto.

Desde esta bitácora se viene postulando ese trasplante de actitud necesario como para entender los cambios que se están produciendo en el Mercado de Trabajo. Desde esta bitácora se ha intentado acercar la idea de un profesional que trabaja por proyectos de una manera libre e independiente, y precisamente por todo ello se ha manifestado reiteradamente la importancia del posicionamiento personal dentro del entorno socio- laboral y profesional.

Hace no muchas fechas, se intentaba destacar al trabajador autónomo como figura y pilar en la recuperación del Mercado Laboral; y en ello seguimos, cada vez con más convencimiento de que es este, el autónomo, quien tiene mucho que aportar en esta historia que, por cierto, se va asemejando a una historia entre suspense y terror.

El modelo deseado del pleno empleo se está convirtiendo en una utopía. La rigidez de nuestra estructura empresarial –y social– no lo permite. Ahora vamos caminando hacia lo que Massimo GaggiEdoardo Narduzzi han dado por llamar “Pleno Desempleo”, en donde en “la era de la pobreza de la clase media”, –Paul Viejo, en Público la cultura del trabajo asalariado desaparece –¿no es acaso esto lo dijera Tom Peters hace ya una década-y es sustituida por un nuevo sistema de prestación de servicios cada vez más innovadorespersonalizados y, siempre, con un alto valor añadido. Y pregunto ¿y no es de eso de lo que venimos hablando cuando nos referimos al posicionamiento personal?

En un entorno donde cada día aparecen nuevas ocupaciones fruto de la inventiva y de originalidad, donde la conciencia del cambio se está haciendo más patenteExpansión: “El 60 % de los empleados están dispuestos a reorientar su carrera para salir del paro”— donde los factores de producción están más cercanos, en plena economía del conocimiento, no estaría de más replantearse todos estos asuntos y facilitar una transición adecuada a los cambios que se avecinan.

Claro que para eso se necesitan profundas reformas que amolden estos nuevos sistemas de producción; y si eso no lo hacemos nosotros dependerá de los políticos; y si depende de los políticos…